Slide background

Slide background

Entérate antes que nadie

Slide background

Las últimas noticias del golf

Conociendo a Fidel de Luca

de luca golf

Fue uno de los mejores jugadores en la historia del golf argentino, habiendo ganado más de 70 torneos, tanto en Argentina como en el exterior. Fidel o también conocido como “El Toro” contaba con un exquisito juego corto, un toque privilegiado que le dio tantas satisfacciones y lo hizo representar a Argentina en numerosas ocasiones.

 

SUS COMIENZOS EN EL GOLF
Su vida con el golf comenzó luego del fallecimiento de su madre, lo cual lo obligo a salir a trabajar como caddie a temprana edad, ahí descubrió un deporte que lo apasionaría y cargaría palos hasta 1940.

Luego se aleja de este deporte hasta 1949, donde estuvo trabajando como policía naval y pintor en General Electric.

Pasado esta etapa ingresa como profesional en el Club Náutico San Isidro y empezó a mostrar su potencial, con grandes actuaciones en el Abierto de la República y otros importantes eventos.

 

SU CARRERA
De Luca lograría su primera victoria en 1952, en el tradicional torneo del Hindú Club, Gran Premio Alvear, superando a los mejores jugadores de esa época.

En 1958 llegaría uno de los mejores años de su carrera, donde lograría coronarse en Europa, más específicamente en el Abierto de Alemania con un score de 275 golpes y luego finalizaría cuarto en el Abierto de Francia.

A lo largo de su carrera salió victorioso en cuatro ocasiones del Abierto de la República y del Campeonato Argentino. A su vez, compitió en tres majors, en el Masters de 1962 y el Open Británico de 1958 y 1960.

En una entrevista al diario Clarín, Roberto De Vicenzo diría las siguientes palabras sobre Fidel: “Era un gran jugador muy habilidoso, concentrado, inspirado”, con quien compartió la Copa Del Mundo de 1962, en la cancha colorada del Jockey Club, donde terminaron segundos a dos golpes de Estados Unidos.

Fidel lograría ser condecorado con el Olimpia de Plata por el Círculo de Periodistas Deportivos en 1972, producto de un gran año donde obtendría grandes premios como el Abierto de la República, el Gran Premio de San Martín y el Norpatagonico, entre otros.

El Toro se enfrentó a uno de los partidos más difíciles de su vida, al haberle encontrado un tumor, que lo mantuvo un tiempo alejado de las canchas. Sobreponiéndose a la situación, Fidel con 57 años, logra el Abierto de Brasil en 1979 y contra jugadores de la talla de De Vicenzo y Palmer.